Empoderamiento o tomar las riendas de la vida de uno mismo

Montserrat nos sienta a todos en el salón en ocasión del Dia de la Gent Gran. Allí estamos mezclados residentes con los familiares, personal, algún espontáneo y Sophie de vez en cuando. Empieza su charla con algo que nos deja a todos atónitos: empowerment. Entre los asistentes miradas de sorpresa, no nos esperábamos este anglicismo, queremos saber de qué se trata.

Allí estábamos, entusiasmados con la idea que después de esa media hora de discurso, empezaría el campeonato de juegos de mesa y luego por la tarde, nos marcaríamos unos bailes con el grupo Rosas Blancas. Pero de momento escuchábamos intrigados lo que nos tenía que contar Montserrat.

El salón de Masdeu Hogar, el ágora de la residencia

El salón en Masdeu Hogar se transforma por lo menos unas cinco veces al día. Es un comedor para los desayunos, comidas y cenas. Es una sala de recreo por la tarde cuando nos visitan los críos saliendo del cole. Es la sala de espera de los familiares que visitan la residencia por primera vez. En ocasión del Día de la Gent Gran era una sala de conferencias: filas de gente escuchando a una poniente. Los de delante más interesados, los de detrás echando cabezaditas. Hasta que llegó el empowerment. La palabra recorrió por todo el salón y dió dos vueltas. Como un relámpago nos electrizó para que nos centráramos a escuchar a Montserrat como explicaba lo que significa: Tomar las riendas de la vida de uno mismo cuando todo nos es adverso. En nuestro caso es evidente: la vejez paulatinamente nos va quitando el poder de decisión, sea por motivos físicos no siempre irreversibles, o porque socialmente se ha extendido la creencia que las personas que superan cierta edad pierden la capacidad de decidir por ellas mismas. ¡Pues en Masdeu Hogar hemos declarado la guerrra a esta creencia! ¡Claro que siempre se puede decidir sobre algo!

Todos estamos capacitados para tomar decisiones

En ese momento ya éramos todos presa de las palabras de Montserrat. Detallaba exactamente cómo tenía pensado devolver la capacidad de decisión a nuestros residentes (si es que alguna vez les había sido arrebatada). Es obligación de todos, familia, trabajadores, residentes, poner de nuestra mano para repartir la voluntad según la capacidad de cada uno. Los mecanismos para conseguirlo ya están establecidos. Nos habló de la figura del tutor en la residencia. Emi, Elena, Gloria, Maritza, Matías, German, Isabel y Maribel tienen personas a su cargo y se responsabilizan de su bienestar físico y emocional basado en el empowerment de cada uno. Llegado a ese punto,no solamente no nos sonó extranya la palabra, sinó que fue ambrosía para los oídos.

Actividades alrededor de la mesa
Montserrat en su charla sobre el empoderamiento

Comments

    Leave a Reply

    You must be logged in to post a comment.